notigape.com
SuKaza maderas y materiales

Del poder al olvido

Opinión / Columna

A menos de una quincena de dejar el poder, Gobernador y decenas alcaldes y diputados locales priístas en Tamaulipas se alistan para comenzar una nueva etapa en sus vidas. No está por demás decir que ninguno de ellos piensa en retirarse ni de la vida pública, ni de la política. Eso no están en los planes. Imaginan que vienen semanas y meses de incertidumbre, de vacío.

Saben que la tendrán muy complicada, pero en ningún momento contemplan la posibilidad de guardarse por un rato. Salvo Egidio Torre, a quien la tradición y los negocios alejarán de la entidad por un buen tiempo, todos los que dejan presidencias municipales y la legislatura local, lo harán con la intención de regresar muy pronto "a lo que sea".

Por eso, personajes como Gustavo Torres Salinas o Ramiro Ramos, por mencionar a algunos, estarían  listos y dispuestos este mismo año para alguna delegación federal, o en alguna posición incluso fuera de Tamaulipas, para después imaginarse con regresar en el 2018 en busca de alguna candidatura al congreso.

La nostalgia por el poder perdido es dura. Quienes la han vivido aseguran que se trata de un trance complicado, que pega en el ego y en la vanidad. Que dejar de ser, así de un día para otro, llegan hasta a provocar una especie de depresión.

Incluso panistas que no la jugaron con quien ganó la gubernatura, y que dejan el poder, tienen hoy en día un futuro incierto. Leticia Salazar en Matamoros y Carlos Cantú Rosas, en Nuevo Laredo, aseguran tener propuestas para los meses siguientes. Incluso no podríamos descartar verlos vistiendo una camiseta de otros colores en el ya no muy lejano 2018. Sin embargo, al igual que muchos otros, tendrán que superar antes la crisis emocional que significa la pérdida del poder.

Del poder al olvido. 

Ese será el camino de muchos "ex" a partir del uno de octubre, pues la verdad de las cosas es que no habrá para todos. Es más, habrá muy poco.

Y es que, basándonos en resultados, el juicio popular no les da buenas calificaciones a ningún alcalde, ni a ningún diputado local. O sea, no hubo uno solo que brillara por su desempeño, que destacara por su trabajo o que se distinguiera por su labor.