notigape.com

BUEN INICIO DE CABEZA

Opinión / Columna

EN VIVO

Por Martin Sifuentes La frase sonó contundente: "Ni borrón ni cuenta nueva".

La repitió varias veces como para que no quedara duda de que así será, y que todo aquel que haya cometido acciones ilegales en contra de Tamaulipas y de los tamaulipecos, no será perdonado.

Francisco García Cabeza de Vaca, evidentemente se preparó para el momento, para cuando llegara s ser gobernador. Y desde el primer minutos, tras rendir protesta, se le notó absolutamente en su papel, dueño de la situación, con voz de mando, con un discurso exhaustivamente preparado para impactar y con los decibeles necesarios para que retumbara no sólo en el Polyforum, sino en todo el estado.

La columna vertebral de su alocución fue eso, el anuncio de acciones para poner fin a la impunidad y al abuso, que se han enraizado en Tamaulipas desde hace varios sexenios. Los depositarios del mensaje del gobernador, seguramente ya están temblando, porque ya no contarán con protección y porque saben que en poco tiempo comenzará a emerger la suciedad que por años provocaron.

Bien lo dijo. La justicia no es revancha, la justicia es la aplicación de la ley. 

La llegada al poder de García Cabeza de Vaca, constituye sin duda el acto político más trascendente en muchas décadas en nuestra entidad. Tan importante como mencionar que es el gobernador número 44 de la historia reciente y el primero en emerger de un partido de oposición. 

Por lo anterior, decir que lo que ha sucedido en Ciudad Victoria el uno de octubre de 2016, es histórico y marca un antes y un después, no es exagerado, sino la manifestación del deseo de todo tamaulipeco bien nacido.

Ese deseo, es el de vivir en un estado en donde no haya más políticos corruptos, ni empresarios abusivos aliados con el poder, en donde no prevalezca la impunidad, ni el contubernio de autoridades con delincuentes. 

La ilusión de tres millones de tamaulipecos es  ser gobernados con el compromiso del cambio verdadero, no tan solo de palabras. Por eso,  el discurso de Cabeza de Vaca, alienta y da esperanza.

Y si como lo dijo, aspira a ser el mejor gobernador de la historia en Tamaulipas, tendrá ahora mucho trabajo. Transformar esto, que ha estado descompuesto por tanto tiempo deberá ser una tarea titánica.

Pero a favor, se conjugan dos factores: El gobernador quiere trabajar, trascender  y la sociedad quiere que cambien las cosas. 

Eso es un buen inicio.