notigape.com

LA DESBANDADA QUE VIENE

Opinión / Columna

EN VIVO

A nadie  debe sorprender la renuncia al PRI del politico tampiqueño Fernando Azcárraga. El, al igual que muchos más priistas en Tampico, Victoria, Reynosa, Nuevo Laredo y Matamoros, ya desde hace meses se alejaron de su partido al  ver el pésimo manejo que se dio durante la campaña en la que perdieron la gubernatura, la mayoría en el congreso y decenas de ayuntamientos. Otros se están haciendo a un lado luego de ver el abandono en que los tiene su propio Comité Ejecutivo Nacional.  Seguramente la salida de tan connotado priista no será la última. Puede ser el comienzo de una desbandada de tricolores  que están previendo un próximo y definitivo derrumbe

Y es que ni los más optimistas pronósticos le conceden alguna posibilidad al Revolucionario Institucional en la elccion del próximo año. En Tamaulipas, al igual que en la gran mayoría de las entidades, sobre todo en las que no gobierna, el PRI parece estar perdido políticamente y con verdaderamente pocas opciones para levantarse. 

Desgraciadamente, los índices de aceptación del presidente Peña Nieto, cada vez más a la baja, rebotan en su partido. Hoy es imposible desligar al Jefe del Ejecutivo de los colores priistas y tan mal le está yendo a uno como al otro. Y en la debacle y los yerros presidenciales, va implícita la imagen de su instituto político.

Todo ello, aunado a los comprobados actos de corrupción de algunos de sus miembros, al descaro y cinismo con que se han manejado, a los constantes escándalos policiacos y jurídicos , han hecho de hoy el PRI este socialmente devaluado y que sus miembros ya no se sientan cómodos.

Pero como la política es "una enfermedad incurable", aquellos que renuncian a su partido, no renuncian a ella.  Está claro que ni Azcárraga, ni los que seguirán sus pasos en Tamaulipas o en el resto del país, abandonarán la grilla, y que buscarán opciones en algún otro partido

Ideológica e históricamente, un salto del PRI al PAN o viceversa, aunque se ha dado, es visto como "contra natura", así que  que lo más seguro es que pronto veamos a muchos ex priistas enarbolando ahora la bandera del Movimiento de Regeneración Nacional, el partido propiedad de Andrés Manuel López Obrador, que hoy por hoy pinta fuerte en las sucesión presidencial.

La coyuntura política que se está presentando en estos meses, pone a López Obrador, sin duda ante la oportunidad histórica de ser el próximo presidente de la republica. En su tercera oportunidad buscando la silla en Los Pinos, quizás la última, el tabasqueño solo se tendría que preocupar por vencer a un seguramente muy duro rival proveniente de Acción Nacional.

Sin embargo, no nos debe pasar inadvertido que en Tamaulipas y en muchos estados, sobre todo en el norte de México, el Peje no tiene cuadros, ni representación, por eso le urge allegarse de elementos con experiencia, trabajados politicamente.... Los que salgan del PRI, cumplen perfectamente ese perfil.

Morena necesita ir a la elección de junio del 2018 con candidatos a diputados federales y senadores, fuertes y con camino andado.  Ahorita no los tiene, y del PRI saldrán muchos. Ahí está la clave.

A todos sus candidatos, el efecto López Obrador los va a jalar. El peje necesitaría un congreso para poder gobernar.

Por eso, pronto vendrá una desbandada de priistas inconformes y desilusionados.