notigape.com

PAN TAMAULIPAS, POR TODAS LAS CANICAS

Opinión / Columna

EN VIVO

A solo 15 meses de las elecciones del 2018, en Tamaulipas no se encienden aún las señales de arranque, y salvo el Partido Acción Nacional, que tras su contundente victoria en junio pasado está vivo y activo, las otras fuerzas políticas están adormecidas y sin presencia.

Ni PRI, ni Morena, ni PRD, ni Movimiento Ciudadano, que son los organismos que pudieran representar algo de oposición dan al menos hasta este momento indicios de organización, y solo se les ve dispersos, desarticulados y descabezados.

El PAN por su parte, desde su innegable vínculo con el gobierno estatal se observa sólido y conjuntado. Nadie debe escandalizarse porque sea el mismo gobernador quien controle con mano firme al partido que lo llevó al poder, puesto que, buena o mala, es una práctica común de nuestro sistema político.

La elección del próximo año es de carácter federal y en parte a local. Se elegirá Presidente de la Republica, y a la ciudadanía tamaulipeca le corresponderá votar por dos senadores, nueve diputados federales y 43 alcaldes. Evidentemente el gobernador tiene la obligación ante su dirigencia nacional de validar ese control político que hoy ostenta y la única manera de hacerlo es ganar todo, o casi todo.

Históricamente en elecciones presidenciales, el PAN gana Tamaulipas. Así pasó cuando se eligió a Vicente Fox y a Felipe Calderón. Josefina Vázquez Mota, aunque perdió a nivel nacional, en este estado se llevó la victoria.

Las últimas dos  elecciones para el Senado, la historia ha sido la misma. Y en procesos para elegir a diputados solo en las llamadas "intermedias" el PRI ha podido hacer algo. Está claro entonces, que en elecciones presidenciales el PAN lleva mano en Tamaulipas.

Sin embargo, como los comicios del próximo año serán los primeros con un gobernador panista en nuestro estado, el reto es aún mayor para el blanquiazul. Y si a esto le sumamos la franca posibilidad de que el panismo recupere la presidencia de la republica, se puede concluir fácilmente que los partidos de oposición en esta entidad, están en un serio problema para poder hacerle frente a quien ya desde ahora les saca evidente ventaja.

Sin exagerar, en el 2018, todos los candidatos panistas en Tamaulipas, tendrán todo el poder y el apoyo desde el gobierno estatal. Tendrán también la confianza que generará ese respaldo. Se verán grandes y los demás se sentirán chiquitos.

Las candidaturas del PAN ya se están gestando, la maquinaria ya está en movimiento. Aún y cuando no haya nombres en concreto, ya van en ventaja.

Y esa ventaja se acrecienta por la inmovilidad de los demás partidos que tal parece no se han dado cuenta que el rival a vencer cada día se fortalece y crece más. Va por todas las canicas.