notigape.com

TIEMPO DE ADIOS AL DEDAZO

Opinión / Columna

EN VIVO

Resulta inexplicable que en la carrera presidencial, que sin lugar a dudas ya comenzó, el PRI, el partido en el poder se muestre tan debilitado e incapaz de tener ya a un candidato perfilado hacia la contienda del próximo año.

La vieja excusa de que "aún no son los tiempos", está vez no aplica, porque sus dos principales fuerzas opositoras en este momento, Morena y PAN le están tomando una importante delantera que más adelante será imposible alcanzar.

El llamado Movimiento de Regeneración Nacional, tiene candidato definido desde hace meses y prácticamente hace campaña dentro y fuera de México sin recato alguno. Está imparable y es evidente, el PRI lo sabe, su crecimiento en popularidad y aceptación.

El PAN por su parte, inicia ya con un intento de definir el método de selección de quién será su abanderado. Tienen tres cartas y las tres ya tienen un camino andado, se han movido abiertamente y cualquiera que sea elegido será fuerte, porque ya trae un trabajo de posicionamiento de casi un año a estas fechas.

En cambio los rezagados priistas no se definen. La historia política de este país nos dice que presidente priista designa a candidato priista, y si a esa costumbre se atienen, hoy por hoy van en desventaja, pues está claro que la indecisión está presente en Los Pinos, que no ve claro hacia dónde podría voltear, con un gabinete desgastado y  una imagen de gobierno más que deteriorada.

Así es que comienzan a surgir voces dentro del mismo priismo, para que esta vez no haya dedazo presidencial. Con excepción de Ernesto Zedillo, todos les presidentes emanados del tricolor designaron a su sucesor.

Hoy, Peña Nieto estaría ante la posibilidad histórica de cambiar ese anacrónico ritual y dejar que sean los miembros de su partido quienes decidan quién los represente. Hay muchos que dicen que una contienda interna pareja, sin sesgos ni ventajas, sería positiva "porque los priistas son los más disciplinados e irían con todo con el ganador".

Quién sabe. Quién sabe si el presidente ( el de la republica, porque el del partido no manda), se atreva a dar ese paso y dar lugar a una consulta popular para la elección de su candidato.

Seguramente que a los nombres de quienes se mencionan desde hace tiempo, como Videgaray, Osorio Chong, Meade y Nuño, se sumarían serios aspirantes que en un momento dado podrían dar una sorpresa. Por mencionar a un par: Yvonne Ortega y José Narro Robles. Seguramente en el escritorio del ejecutivo debe haber resultados de estudios de opinión que le revelan que con cualquiera de los que se han mencionado desde hace tres años los resultados para su partido podrían ser desastrosos, y que la única opción viable para intentar seriamente retener la presidencia, sería con un candidato surgido de una elección interna y que no sea miembro del primer círculo presidencial. ¿Será capaz quién manda en el PRI de dar ese paso?