notigape.com

BOMBAZO POLITICO

Opinión / Columna

EN VIVO

 Las relaciones políticas de Eugenio Hernandez Flores, se extendían a todo lo largo y ancho de la entidad tamaulipeca.

 Más de dos le deben sus actuales posiciones y otros tantos estaban atenidos a su “bendición” para lograr por lo menos una candidatura en la próxima elección, es decir, junto con él, caen varios proyectos políticos.   

 Desde cualquier óptica, el golpazo no es solo para el ex gobernador, sino también para su grupo cercano y en general para el PRI de Tamaulipas, que ve tras esta detención, mucho más disminuido su ya de por si alicaído prestigio.   

 Y es que no es simplemente el hecho de que haya caído un ex gobernador más, otro que se une a la ya larga lista.

 Para el priismo, es un boquete difícil de resanar, pues era evidente la influencia que aun ejercía Eugenio. En la ya muy próxima campaña, sus enemigos se ven a encargar de restregarles en la cara que dos de sus principales figuras están en la cárcel y al electorado, le dirán a cada momento que los tricolores son sinónimo de corrupción y delincuencia. 

 Para muchos políticos de ese partido, su futuro y sus carreras se ven comprometidas, se convierten en víctimas colaterales.

 Y peor sería el escenario si para antes del 1 de julio del próximo año, tanto Hernandez como Yarrington, están recluidos en alguna prisión norteamericana 

 

              El impacto que tiene en la sociedad, en la gente común y corriente que no pertenece a algún partido, es demoledor. Aun y cuando ya se esperaba una acción de la Procuraduría Estatal, por las advertencias                    que había lanzado el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, no dejó de ser un suceso extraordinario que cimbró las estructuras sociales de Tamaulipas.    

 Para el colectivo, es penoso que nuestra entidad haya tenido hasta ahora, un par de gobernadores a los que se les acusa de diversos ilícitos. Es vergonzoso para cualquier tamaulipeco bien nacido, que aquellos que manejaron al estado, estén hoy tras las rejas.

A nivel nacional, Tamaulipas es visto como una entidad en donde campea la impunidad, en donde la delincuencia se ha adueñado de las calles y en donde muchos políticos han hecho cosas malas y otros no han hecho absolutamente nada.

 La gente en esta entidad está lastimada por tantos años de malos gobiernos, por tanto, abuso de malos gobernantes, por su complicidad o por su indiferencia.

 En estos momentos en que nuestro país necesita de la transparencia, de la honestidad, cada vez que surgen casos de corrupción política, tal pareciera que estamos muy lejos de alcanzar ese objetivo que tenemos como país y como sociedad.