notigape.com

Motivados alumnos por asistir a clases y talleres

Tamaulipas / Reynosa

En la escuela Francisco González Bocanegra, de la colonia Ferrocarril Poniente, está sucediendo algo que da al plantel un nuevo atractivo para el alumnado.

El interés por asistir a clases se ha incrementado y muchos alumnos rechazan ahora las oportunidades para faltar a la escuela.

 ¿Qué está sucediendo ahí?

Marino Flores Molina, maestro de esa institución educativa, ubica la causa.

Gracias al apoyo del Gobierno del Estado, brindado a través del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes, asegura Flores Molina, los alumnos de esta primaria gozan ahora de clases como las de canto y guitarra.

Considera que la impartición de esas disciplinas, entre otras, integradas a partir de la puesta en funcionamiento del programa “Unidos por Reynosa”, el de mayor alcance social en la historia de Tamaulipas, ha traído un cambio importante en la escuela González Bocanegra.

“Se ve el cambio, porque los alumnos se centran más en la escuela”, explica, “antes no se veía mucho interés por la asistencia, pero ahora con todas las actividades y la música están más contentos”.

A las nuevas actividades artísticas, señala, se unen las de activación física y las pláticas sobre acoso escolar, alimentación sana y sexualidad.

Afirma que los padres de familia, maestros y alumnos están satisfechos por los resultados que ha tenido en el plantel el programa “Unidos por Reynosa”.

“Ayuda a sacar a los niños de las calles, a que consideren otras opciones distintas a la violencia y vean a la escuela como una opción para tener una mejor vida”, expresa.

Al respecto, Francisca Villegas Vargas, madre de familia de dos niños que estudian en la escuela Francisco González Bocanegra, señala que sus hijos están realmente emocionados por las clases de música que están recibiendo.

“No, mami, yo quiero ir a la escuela, no quiero faltar”, comenta que le ha dicho uno de sus hijos al expresar su intención de no perder ninguna clase.

“Vienen más emocionados por lo que aquí les dan, ayudándolos a superarse y aprender más”, asegura.

Además de guitarra, agrega, los niños aprenden computación e inglés.

“Muchas gracias al Gobernador, por dar el apoyo a quienes más lo necesitan, que son los niños que vienen a echarle ganas a la escuela”, expresa.

Por su parte, Kareli Michel Herrera Hernández, de 10 años de edad y estudiante de sexto año de primaria, externa su gusto por las clases de canto.

Su compañero de clases, de la misma edad, Aarón Sebastián Flores Flores, coincide con el gusto de ella, al que suma el de la guitarra.

“Me dan más ganas de venir a la escuela”, dice, “me aplico más y me siento más contento”.

Efectivamente, algo está pasando en esta y muchas otras escuelas de Reynosa. “Unidos por Reynosa” les está cambiando el panorama.