Rounds de sombra

Opinión / Columna / Por: Martín Sifuentes

Publicado: 08 de febrero, 2016 | 11:47 AM

En el arranque de la actividad política en Tamaulipas hacia las lecciones de junio, se puede percibir a un PRI que supo sortear el riesgo de un proceso interno muy áspero, pero que tras los eventos en Matamoros, Reynosa y Tampico, ha demostrado fortaleza y unidad, factores fundamentales para echar a volar una campaña hacia un gobierno estatal.

Viene esto al cuento, porque a diferencia de su contraparte, en el PAN tamaulipeco las cosas no se están dando del mismo modo.

Tras el palo que le da el IETAM a Cabeza de Vaca (trancazo promovido por el PRI), era necesario mostrar el músculo, y no lo hicieron.

Era el momento para Leticia Salazar y Carlos Canturosas, "cuerpearan" a su precandidato e hicieran manifiesto su apoyo, demostrando así una fuerza que, indudablemente preocuparía a los priistas.

Es evidente entonces que Cabeza de Vaca no ha logrado sumar a su proyecto a los alcaldes de Matamoros y Nuevo Laredo, lo cual es un error político, a saber por lo que ambos representan y por lo mucho que podrían hacer para impulsar su candidatura.

Lety y Canturosas, le darían al precandidato panista un extraordinario poder capaz de colocarlo en la posibilidad hasta de ganar la elección. Sin embargo, hay circunstancias muy especiales que no harán posible esa unión, y por eso ende, la campaña de Cabeza de Vaca inicia debilitada.

Y si en la designación de candidatos a las alcaldías de esas ciudades, tampoco mete mano, las cosas serán peores. Solo en Reynosa, en Mante y en Tampico, hablando de ciudades grandes, podrá influir.

Reynosa, por ser su ciudad natal, y por ser la que tiene el mayor número de electores del estado, Cabeza de Vaca, no la debe perder. Si es derrotado en esa frontera, simple y sencillamente será un fracaso. 

Por eso, no se debe equivocar a la hora de "palomear" al candidato, o candidata a esa alcaldía. Y reconocer que, muy a pesar del apoyo, de la amistad, Maki Ortiz, su compañera en el Senado, no está como para dar la pelea en Reynosa.

Y justamente esta ciudad, junto con Nuevo Laredo, Matamoros, Victoria y Tampico, representan más del 80 por ciento del electorado tamaulipeco, de ahí que la clave en la lucha por la gubernatura, en mucho se resume a tener buenos candidatos en esos lugares, en no equivocarse a la hora de escoger. En estos momentos vivimos lo que en el boxeo se llaman "rounds de sombra", sin embargo, el PRI se ve más sólido, más entrenado, más trabajado.

Luego entonces, el PAN tiene que mejorar su estrategia de pelea, recordando que esto apenas va comenzando, y que el trayecto es largo y puede ser muy cansado.

Horario: Chumel - López Dóriga

Notas relacionadas