Rebajes en los bordes del Río Bravo arriesgan a municipios vecinos: CILA

Tamaulipas / Reynosa / Por: Astrid Blanco

Publicado: 04 de junio, 2020 | 7:23 PM

Rebajes en los bordes del Río Bravo arriesgan a municipios vecinos: CILA

Ante el inicio de la temporada de huracanes, la Comisión Internacional de Límites de Agua (CILA) en esta ciudad, se encuentra diseñando un plan de prevención, que consiste tanto en la comunicación con los titulares de Protección civil en los municipios aledaños a Reynosa, para conocer la ubicación de las colonias, que debido a los rebajes de los bordos, aumentaron el riesgo de inundación.

De acuerdo con su presidente, David Negrete Arroyo, es necesario capacitar a los directores debido a la rotación de personal en algunos municipios, lo que dificulta el diseño de un plan de contingencia en caso de un huracán, además, de que los asentamientos ubicados desde la Presa Anzaldúas hasta el Puente Internacional, pasando por la colonia Aquiles Serdán, y han causado estos rebajes para permitir el paso de vehículos, lo cual arriesga a esas colonias y a la Zona Centro.

Pese a que las pasadas lluvias presentadas fueron catalogadas como “aisladas”, cayeron cerca de 225 metros cúbicos que aumentaron la creciente del Río Bravo, este incremento, señaló, afecta además a municipios como Matamoros, quienes anualmente recibían entre 8 y 10 metros cúbicos por segundo, y actualmente reciben 10 veces esa cantidad.

Debido a que este municipio cuenta con bordos de protección contra inundaciones, la afectación no fue mayor, sin embargo, precisó que se necesita reducir cerca de 6 mil 500 metros cúbicos en los escurres que desembocan en esa ciudad, principalmente, por si alguno de los 17 huracanes esperados para este año, impactan esta franja fronteriza.

Otro municipio afectado por los rebajes realizados en Reynosa, es Camargo, puesto que, además de recibir los 7 mil metros cúbicos provenientes de la Presa Falcón, lidian con la corriente de los Ríos Santa Catarina y Pesquerías, los cuales se unen en el Río San Juan y Bravo, lo cual aumenta el riesgo considerando que la intensidad esperada de los huracanes para este año es mayor.

“Los huracanes actualmente están un poquito más potenciados por el cambio climático, hay más evaporación en el mar, las nubes están más cargadas, por lo tanto, las lluvias son más intensas’’, declaró, por lo que, para medir el agua que está cayendo, en tiempo real, la CILA mantiene estaciones kilométricas a lo largo de estas zonas, además de asegurar el correcto funcionamiento de las compuertas de las presas, protocolo similar al aplicado en el 2010 ante el huracán ‘Alex’”.

Notas relacionadas