notigape.com
Su Kaza maderas y materiales La Falcon

Tamaulipas y su conexión texana

Opinión / Columna

Hasta no hace mucho tiempo, a los priístas tamaulipecos les encantaba regodearse, sobre todo en tiempos de campañas políticas, con la fotografía de Francisco García Cabeza de Vaca, cuando muy joven tuvo una dificultad policiaca en alguna ciudad del Valle de Texas.

Nunca les dio resultado utilizar esa imagen.

Hoy, en cambio tendrían que reconocer que la relación texana con Cabeza de Vaca, va mucho más allá de una simple detención juvenil. Que el oriundo de Reynosa podría convertirse en el gobernador tamaulipeco con mayores y mejores conexiones políticas, empresariales, educativas y sociales con el vecino estado de Texas. 

Y esto, muy a pesar de que en su momento, Tomás Yarrington, presumía de la amistad y cercanía con su "compadre" George Bush, entonces gobernador texano.

La verdad es que Francisco García Cabeza de Vaca, en los últimos años y particularmente desde sus tiempos en la alcaldía de Reynosa, ha ido entretejiendo una serie de relaciones con personajes e instituciones de Texas, que seguramente a partir de octubre utilizará para beneficio del estado que gobernará.

Desde luego, no sólo se tratará del tema policiaco, recordando la tan mencionada promesa de campaña de mandar a capacitar a los Estados Unidos a los policías tamaulipecos, cosa que seguramente será una de las primeras acciones en el tema de seguridad. 

El asunto de la "conexión texana" va más allá. Aquí destaca el tema petrolero y petroquímico, con su consiguiente millonaria derrama económica.

Y porque los contactos ya los tiene, Cabeza de Vaca, dicho por gente muy cercana a él, hará una labor de gestor y facilitador ante el gobierno federal, congreso o instancias necesarias, para aterrizar en suelo tamaulipeco inversiones históricas en la rama petrolífera. 

A la par del negocio para los empresarios, miles de tamaulipecos se podrán ver beneficiados a través de proveedurías y empleos directos en indirectos. Esa es la intención en primer lugar, aprovechar al máximo las buenas relaciones que ya tiene el nuevo gobernante.

Nos comentan que existe un plan muy ambicioso para hacer de la relación Tamaulipas-Texas, un vínculo no sólo en lo económico, sino también en lo educativo, ya que se pretende que miles de jóvenes estudiantes con excelentes promedios en las escuelas tecnológicas el estado, reciban capacitación adicional en planteles texanos. 

El proyecto, ya muy en la mente del gobernador electo y de su equipo cercano, solo tiene un "pero"; el tema de la seguridad, que incide terriblemente en las buenas intenciones, de ahí entonces que, aunque parezca reiterativo, la prioridad en Tamaulipas para el nuevo gobierno y para quién lo encabeza, es resolver el problema que significa el empoderamiento de los grupos delincuenciales.

Acabarlo, reducirlo, minimizarlo, u lo que sea. Se tiene que notar de inmediato.

Hoy en día para los residentes de Reynosa o Matamoros, es muy normal saber que nuestros amigos o familiares que viven en Brownsville o McAllen, no cruzan a México "porque les da miedo". 

Esa será nuestra medición. El día en que ellos vengan a nuestras ciudades a visitarnos, como antes lo hacían, será signo inequívoco de que las cosas han cambiado. 

Y que la Conexión Texana está funcionando.