La comunicación del Presidente

Opinión / Columna / Por: Martín Sifuentes

Publicado: 25 de agosto, 2015 | 10:28 AM

Nuevamente el equipo que le maneja la comunicación al presidente Enrique Peña Nieto, falló.

Otra vez queda demostrado que los intentos por lograr "empatar" al jefe del ejecutivo con la sociedad, no son nada efectivos.

Al pésimo manejo que desde Los Pinos se le ha dado a casos como Ayotzinapa, Tlatlaya, a los viajes de estado que se han convertido en viajes familiares, al colapso económico por la debilidad de nuestra moneda, a la fuga de El Chapo, ahora habría que sumar la burda aparición ante los medios del titular de la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade, quien por medio de la lectura de un texto, en menos de 3 minutos quitó de cualquier responsabilidad por conflicto de intereses, en el caso de las casas de Las Lomas y Malinalco, al presidente, al secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y de paso estableció que la señora Angélica Rivera, compro la casa, que después regresó, con dinero producto de su trabajo como actriz.

Si hubieran medido previamente el impacto que a nivel social tendría el "anuncio" de Virgilio Andrade, jamás lo hubieran enviado a comparecer ante la opinión pública, porque independientemente del ridículo que lo han hecho pasar, quien sale más golpeado por esa "exoneración", es el propio presidente Peña. Si, es Enrique Peña, el que solito se entrega para que la sociedad mexicana le haga chistes, "memes" y caricaturas.

Es el presidente el que queda mal, desde el momento en que nombra a un subalterno suyo, para hacer una investigación sobre si hubo o no conflicto de intereses en un asunto en el que el y su esposa están involucrados.

Hasta un niño supondría que Virgilio Andrade, jamás hubiera salido a decir "si, si hubo conflicto de interés y se seguirá un procedimiento contra el presidente y el secretario de hacienda.".  O sea, error, desde el momento de nombrar a un empleado para investigar al jefe. Y para colmo, después del dictamen de Virgilio Andrade en el que " no hay delito que perseguir", viene una disculpa presidencial.

¿Por qué se disculpa Peña Nieto, sí horas antes quedo establecida su inocencia?  En nada ayuda al presidente su equipo de asesores y de comunicación , pues caen en continuos errores, y ese objetivo de "conectarlo" con la gente, no se puede cumplir, y no se cumplirá mientras sigan los yerros en el manejo de la imagen presidencial.

Pero que se podría esperar de quienes, pretendiendo proyectar a un presidente muy deportista, lo ponen a correr 10 kilómetros, y todavía distribuyen fotografías a la prensa, en donde se observan unos calcetines aparentemente mal puestos, y que tras el error, le sugieren al presidente "responder" en redes sociales que "sus calcetas no estaban mal puestas, que así son".  Es decir, el presidente respondiendo por algo sin importancia, como unos calcetines,cuando debiera responder, eso si, por temas de trascendencia nacional.

A Peña Nieto le urge replantear su estrategia de comunicación. Quienes actualmente la ejecutan, parecen empeñados en hacerlo ver mal. Y lo están logrando.

Notas relacionadas